Aumentar la confianza

Charlie Frye enfrenta esta temporada con un claro objetivo: aumentar su confianza, tanto en él mismo, como en los entrenadores y en el resto de los Seattle Seahawks. Incrementar su seguridad es primordial para poder saltar al campo y, en un momento dado, dirigir el ataque del equipo con eficacia.

Charlie Frye enfrenta esta temporada con un claro objetivo: aumentar su confianza, tanto en él mismo, como en los entrenadores y en el resto de los Seattle Seahawks. Incrementar su seguridad es primordial para poder saltar al campo y, en un momento dado, dirigir el ataque del equipo con eficacia.

Por ello, no es coincidencia que Bill Lazor, el nuevo entrenador de quarterback de los Seahawks, tenga el mismo objetivo. Al respecto, Lazor comentó:

"Todos queremos que Charlie progrese lo suficiente como para poder jugar. Sería estupendo, tanto para los Seahawks como para él. Lo mejor del asunto, es que está trabajando muy duro para conseguirlo."

Frye sabe que no se trata de quitarle el puesto a Matt Hasselbeck, candidato cada año a ir al Pro Bowl, sino de aportar seguridad al equipo y dar opciones a que el segundo quarterback, Seneca Wallace, pueda contribuir algo más sobre el campo desde otras posiciones. Wallace ya ha jugado de receptor anteriormente y, como es probablemente el mejor atleta del club, verle actuar más atrapando balones o hasta retornando patadas puede representar un gran activo para los Seahawks.

"Creo que puedo hacerlo", afirmó Frey. "Creo que los entrenadores confían en ello y pienso que, si tenemos a nuestros mejores jugadores sobre el campo el mayor tiempo posible, simplemente seremos un mejor equipo. Espero que confíen lo suficiente en mí, para dejar jugar más a Seneca en otros sitios. Es un gran atleta y aprovecharía la oportunidad. Por eso estoy trabajando tanto en estos momentos, quedándome hasta tarde, analizando videos, hablando con Bill todo lo que puedo y ejercitándome en el gimnasio por mi cuenta. Esta es la forma en la que espero contribuir a que Seattle tenga un mejor equipo."

Frye, de 26 años, fue adquirido a los Cleveland Browns, tras el primer partido de la temporada regular del año pasado, a cambio de una ronda de draft. Debido a esto, el quarterback se perdió todo el training camp y tuvo que ir aprendiendo sobre la marcha de Hasselbeck, Wallace y el entonces entrenador de pasadores, Jim Zorn, quien le ayudó a trabajar en su mecánica de lanzamiento, además de enseñarle a familiarizarse con el sistema atacante del equipo.

Frye fue elegido en la tercera ronda del draft de 2005, tras batir varios récords en la Universidad de Akron. El quarterback, que mide 6-4 pies (1.93 metros) y pesa 217 libras (98 kilogramos), jugó siete partidos en su primera temporada en la NFL –cinco como titular- e inició 13 en 2006 para los Browns. En su periplo con Cleveland, Frye completó 350 pases en 557 intentos para sumar 3,456 yardas, 14 touchdowns y 22 intercepciones. Los Seahawks lo habían seguido antes del draft, pero no tuvieron la opción de seleccionarlo y acabaron eligiendo a David Greene. Después del training camp de 2006, Greene fue cortado y esto abrió la puerta a Frye.

Desde que concluyó la temporada pasada, Frye prácticamente ha vivido en el cuartel general de los Seahawks, trabajando por su cuenta y con Lazor, quien reemplazó a Zorn. La mejoría es palpable.

"Charlie es un fenomenal ejemplo de cómo debe trabajar un jugador tanto fuera como dentro del campo", explicó Lazor. "Sabe escuchar a los entrenadores y ejecuta la teoría sobre el terreno de juego. Si le enseñas a realizar un ajuste, lo pone en práctica y se asegura de que sus receptores sepan realizarlo. Quiere ser un buen jugador y espera de ti, como entrenador, que deposites tu confianza en él."

"No podemos olvidar que Charlie ha sido titular en esta liga y es más fácil mejorar cuando tienes una referencia así, pues sabes lo que ocurre en los partidos oficiales", continuó Lazor. "Debido a ello, reconoce rápidamente cosas que pasan en el campo y realiza los ajustes necesarios. Tiene una ventaja enorme sobre aquellos pasadores suplentes que jamás han jugado en la NFL. Esto le ayudará a mejorar vertiginosamente y a estar preparado para jugar esta temporada en cualquier momento."

Las cosas siguen un tiempo normal ahora para Frye, no como el año pasado cuando, tras jugar y perder en septiembre contra Pittsburgh el primer partido de la temporada regular, fue subido a un avión y enviado a Seattle. En sólo cuatro años en la NFL, Frye ha tenido hasta cuatro coordinadores atacantes diferentes, así que espera contar con algo de estabilidad para trabajar de forma sólida.

"Cuando llegué aquí hace seis meses, no sabía nada del club", apuntó Frye. "Ahora, estoy realizando repeticiones tanto con el primer equipo como con el segundo y tengo más confianza en lo que estoy haciendo. Así es con todo en el football americano. Mientras más tiempo tengas para conocer a tus compañeros y hacerte con el sistema, te encontrarás más cómodo y ejecutarás las jugadas con mayor efectividad."

"He tenido diferentes entrenadores que me han dirigido también desde perspectivas diferentes", añadió Fyre. "Si lo analizas en positivo, esto me ha dado la oportunidad de aprender diversas cosas. Después, es trabajo mío el aplicarlas cuando toque. He aprendido a adaptarme en cualquier sitio y estoy seguro que todo esto ha ocurrido para convertirme en un mejor quarterback."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising