SEATTLE CAE EN BUFFALO

Los Seattle Seahawks sufrieron en Buffalo su primera derrota de la temporada, al caer derrotados ante los Bills, 34-10, en el séptimo partido inaugural que disputaban fuera de casa en los últimos diez años.

Los Seattle Seahawks sufrieron en Buffalo su primera derrota de la temporada, al caer derrotados ante los Bills, 34-10, en el séptimo partido inaugural que disputaban fuera de casa en los últimos diez años.

Un viaje de más de 5,000 kilómetros y una pertinaz lluvia fueron el preludio de un encuentro cuya principal diferencia estuvo marcada por los equipos especiales. Seattle logró más primeros downs que Buffalo, 16-13, pero el conjunto local logró 20 puntos en equipos especiales, incluyendo dos field goals del ex Seahawk Rian Lindell, un retorno de punt para touchdown de 63 yardas de Roscoe Parrish y una jugada de truco que acabó en anotación, cuando el punter, Brian Moorman, realizó un envío de 27 yardas al defensive end Ryan Denney.

Parrish estableció un récord de los Bills, al recorrer un total de 120 yardas en retornos de punt durante el partido. Con el marcador indicando 20-10 a favor, la jugada de Moorman encarriló el triunfo de Buffalo. Sorprendentemente, los Seahawks no se dieron cuenta que Denney se encontraba sólo, pegado a la banda izquierda, antes de iniciarse la jugada, con lo que el punter lanzó un preciso envío sin oposición, para conseguir el touchdown que amplió la ventaja a 17 tantos. Tras el punto extra, en otra acción de equipos especiales, Josh Wilson sufrió un fumble en el retorno del kickoff. Buffalo aprovechó el fallo y una jugada más tarde, Trent Edwards lanzó su único pase de touchdown del partido, un fogonazo de 30 yardas al tight end Robert Royal, para sentenciar el choque en el mismo tercer periodo.

Además de en el marcador, el infortunio golpeó también a los Seahawks en el tercer periodo con las lesiones de rodilla que obligaron a dejar el choque al corredor titular, Maurice Morris, y al receptor Nate Burleson. Con Burleson fuera, Seattle tuvo que continuar el partido sin uno solo de sus tres wide receivers principales, pues Deion Branch y Doug Baldwin, ni siquiera pudieron tomar parte en el choque, también lesionados. Antes de abandonar el encuentro, Burleson atrapó cinco balones para encabezar a Seattle con 60 yardas de recepción y lograr el único touchdown del equipo, mediante una preciosa recepción de 20 yardas. Además de Burleson, destacó en el ataque aéreo visitante el tight end novato John Carlson, quien, a pesar del resultado adverso, tuvo un feliz debut, al menos en lo que al juego individual respecta, con cuatro recepciones y 52 yardas.

Sin receptores experimentados y sufriendo una fuerte presión de una defensa local que jugó un gran partido, Matt Hasselbeck no tuvo su día. A diferencia de lo que nos suele tener acostumbrados, el quarterback de los Seahawks completó menos de la mitad de envíos que lanzó (17 de 41) para 190 yardas, con un pase de anotación y una intercepción. Hasselbeck sufrió cinco sacks y fue constantemente perseguido por la agresiva retaguardia de los Bills. El ataque terrestre que tantos dolores de cabeza dio a Seattle la temporada pasada tampoco funcionó en Buffalo. Tras una nefasta primera mitad en la que sus dos running backs principales (Morris y Julius Jones) firmaron una yarda cada uno, Morris logró dos carreras largas (17 y 13) para registrar 31 yardas antes de dejar el choque. Jones se recuperó en el último periodo, cuando ya el partido estaba decidido, para concluir el envite con 45 yardas en 13 carreras.

El ataque de los Bills, dirigido por el joven Edwards, supo administrar la ventaja que obtuvo en el primer cuarto en una galopada de 21 yardas del running back de segundo año, Marshawn Lynch, quien logró 76 yardas en 18 oportunidades. El retorno de Parrish colocó el 14-0 en el marcador. Edwards culminó su brillante actuación con 215 yardas de pase y ninguna intercepción. Su blanco preferido fue Lee Evans, con cuatro recepciones y 102 yardas. Los Seahawks recortaron distancias con la anotación de Burleson, pero los dos field goals de Lindell, en el último minuto del segundo cuarto, permitieron a los Bills llegar al descanso ganando por 13 puntos (20-7).

Antes del pase sorpresa de Moorman, el veterano chutador, Olindo Mare, recortó distancias para Seattle con un field goal de 45 yardas. Mare estuvo impresionante en los kickoffs que realizó, mandando el balón, a pesar de las inclemencias climáticas, hasta la zona de anotación de los Bills. Los tres linebackers titulares de los Seahawks, Bobby Wagner, Julian Peterson y Leroy Hill, encabezaron la defensa visitante. Los dos primeros firmaron ocho derribos, mientas Hill logró nueve. El defensive end Patrick Kerney, líder del equipo la temporada pasada con 14.5 sacks, fue el único jugador de los Seahawks capaz de arrojar por el suelo a Edwards (una vez) en una acción de pase.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising