Jackson, ilusionado con el inicio del campamento

Lawrence Jackson no quería venir de incógnito al training camp de los Seattle Seahawks. No es su estilo.

Lawrence Jackson no quería venir de incógnito al training camp de los Seattle Seahawks. No es su estilo.

Además, era ya tiempo de firmar el contrato, pues el línea defensivo tenía que mirar de comprar un coche y una casa en Newport Hills, a escasos minutos del Centro Atlético Virginia Mason, que será ya, el próximo mes, el hogar permanente de los Seahawks.

Jackson también tenía unas ganas enormes de jugar football americano. Así, la firma del contrato entre la primera selección del equipo en el pasado draft, proveniente de la Universidad de California del Sur, y los Seahawks llegó justo a tiempo para que Jackson estuviera en el primer entrenamiento del campamento, el viernes por la mañana.

"Estoy muy contento de que el proceso del papeleo se haya terminado y pueda centrarme en este deporte que me encanta", dijo Jackson entusiasmado. "Primero, era muy importante estar aquí. Tanto el equipo como yo deseábamos que estuviera desde el primer día, pero sabíamos que podía no ser posible. Bueno, al final, aquí estoy y no tengo que preocuparme por nada más que no sea jugar."

Jackson se convirtió en la selección general número 28 del último draft de la NFL, al ser escogido por los Seahawks en la primera ronda. El jugador, que desempeña la posición de defensive end, mide 6-4 pies (1.94 metros) y pesa 271 libras (122 kilogramos). Se espera que Jackson actúe en el exterior de la línea de Seattle, aunque algunas veces pueda ser colocado, dependiendo de las rotaciones, también en el interior.  Considerando su gran versatilidad y la necesidad que tiene por aprender los esquemas defensivos del club, es muy relevante el hecho de tenerlo firmado antes del inicio del training camp.

Nadie se sintió más aliviado con la resolución de la situación que Mike Holmgren. El entrenador comentó al respecto:

"Es algo muy bueno, ya que es jun jugador importante y contamos con su aportación. Tenemos un rol que debe desempeñar y que esperamos que nos dé frutos inmediatamente. El que nos fallara al inicio de campamento habría perjudicado sus probabilidades."

"En mi experiencia a través de los años, he vivido situaciones difíciles con las firmas de los contratos de los novatos", continuó Holmgren. "Casi siempre que las cosas se alargan y el jugador llega tarde al campamento, acaba siendo perjudicial para él. Muchos, de esta manera, lanzan por la borda su primera temporada en la liga. Así que es genial tener a Jackson y espero que el caso de John Carlson (segunda selección de los Seahawks en el draft) se resuelva también pronto, para poder tenerlo aquí lo antes posible." 

Jackson no estaba seguro de que el asunto fuera a estar terminado antes del comienzo del campamento, pero lo esperaba, pues ya se había movido a esta zona desde Los Angeles. A pesar de estar aquí, no quería inmiscuirse en lo que ocurría, así que dejó a su agente y al vicepresidente técnico de los Seahawks, John Idzik, acabar de atar los últimos flecos del contrato.

"La verdad, estaba bastante relajado", explicó Jackson, compañero del linebacker central de los Seahawks, Bobby Wagner, en USC. "Vine aquí desde el martes y, la verdad, tuve que hacer un esfuerzo para no pasarme por las instalaciones. Pero aproveché bastante bien el tiempo libre. Compré el coche de mis sueños y la casa cerca del Centro Atlético Virginia Mason. Comprar el coche era una necesidad, pues el que tenía ya no funcionaba. No bajaban las ventanas ni se podía abrochar el cinturón del conductor..."

"Ahora (que el contrato está firmado), siento como si me hubiera quitado un gran peso de encima, puedo ir a entrenar con mis compañeros y hacer lo que más me gusta en la vida: jugar al football americano", concluyó Jackson.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising