El correo de Mike Kahn (22 de mayo de 2008)

La primera inclinación es preguntarse la edad que tiene el entrenador de quarterbacks, Bill Lazor.

La primera inclinación es preguntarse la edad que tiene el entrenador de quarterbacks, Bill Lazor.

Al llegar a los Seahawks procedente de los Washington Redskins, cuando el veterano de 55 años, Jim Zorn, dejó Seattle para convertirse en el entrenador principal de los propios Redskins, todo el mundo comenzó a hablar de una circunstancia especial: Lazor tiene 36 años y su principal discípulo en los Seahawks, Matt Hasselbeck, cumplirá 33 en septiembre.

Zorn y Hasselbeck llegaron a la vez a Seattle, en 2001, así que maestro y alumno crecieron juntos aprendiendo de la versión atacante Costa Oeste, especialidad de Mike Holmgren. Zorn también ayudó a Hasselbeck a crecer como persona y padre de familia.

Ahora, las cosas son diferentes. Sin embargo, están funcionando. Lazor posee una vasta experiencia para su edad. Tras establecer récords como pasador en la Universidad de Cornell, fue contratado como asistente recién graduado por su alma mater. Ha aprendido de gente como Bill Musgrave, Joe Gibbs y Al Saunders. Y esto no pasa desapercibido.

"Es un tipo muy inteligente", dijo Hasselbeck. "Creo que tiene los ingredientes para llegar a ser, en un futuro, entrenador principal en la NFL. Ha podido trabajar con excelentes entrenadores. Tendremos que pasar mucho tiempo juntos, conocernos y hacer las cosas correctamente. Diría que hasta el momento, todo va perfectamente. Me ha impresionado lo rápido que se ha adaptado. Conoce muy, pero que muy bien todos los entresijos de nuestro ataque, a tal punto que no ha dudado en señalar a los jóvenes dónde deben ir en ciertas jugadas en particular."

No debería sorprender a nadie que Lazor se encuentre cómodo. Además de haberse graduado en una de las mejores universidades del país, ya ha vivido situaciones como la de Seattle. Cuando llegó a Washington, Lazor tenía que dirigir a dos pasadores mayores que él, Mark Brunell y Todd Collins, mientras hacia de mentor del joven Jason Campbell.

Lazor también conoce a fondo la posición, pues la practicó desde que jugaban cuando niño en la categoría de football americano Pee Wee.

"Cada situación es diferente y cada entrenador es diferente", explicó Lazor. "Al venir aquí, me he hecho responsable de aprender los detalles del ataque y enseñarlos. Cuando acaba la temporada, tienes muchos quehaceres. Ahora es un buen momento para enseñar, pues no estás con la presión de que debes disputar un partido el domingo. Es un tiempo ideal para enseñar football americano y también espero que, por parte de los jugadores, lo sea para aprenderlo."

"Tuve la fortuna de jugar tres años en la Universidad como quarterback, una posición que practiqué desde que estaba en la categoría Pee Wee", continuó el entrenador de pasadores de los Seahawks. "Cuando niño, era muy alto y podía lanzar el balón más lejos que nadie. Después de tantos años, me encuentro cómodo enseñando la posición, porque la entiendo y conozco los detalles que se deben pulir para ser un buen quarterback. Es muy importante saber situarse en la bolsa de protección y lanzar desde allí. Muchos de los pasadores que llegan a esta liga ni siquiera conocen esto, porque no lo han practicado. En el juego del quarterback la rápida toma de decisiones es vital y por eso la practicaremos con esmero."

Con Hasselbeck, Lazor tendrá la oportunidad de trabajar con un pasador que batió tres marcas de la franquicia la temporada pasada y que poseerá varios récords más antes de retirarse. Pero esto no cambia la responsabilidad del joven entrenador: mejorar aquellos detalles que lleven a Hasselbeck a superarse.

Por el momento, Lazor ha dedicado gran parte de su tiempo a estudiar videos de la temporada pasada y a familiarizarse con el sistema ofensivo de Holmgren. En el proceso, aprovechó para mover aquí a su familia, compuesta por su mujer, Nicole (su novia desde la etapa universitaria), y a su hijo de tres años, Nolan.

"Estoy aprendiendo el sistema de ataque y buscando cortinas para la casa al mismo tiempo", comentó Lazor. "Es un momento emocionante para mi familia y para mí. Es estupendo ser parte de este equipo. Me encuentro cómodo con la ofensiva. Lo más importante es que aquí todos se enfrentan a su trabajo de manera muy profesional. Al entrar en las oficinas, todos intentan realizar su labor en conjunto, como un equipo. Esta es justo mi filosofía del trabajo, porque lo que estoy muy feliz de ser parte de los Seahawks y concentrarme en ayudar al equipo a ganar."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising