Análisis en la Jornada de Descanso

La jornada de descanso es un buen momento para comentar los puntos más importantes y hablar de decisiones interesantes que pueden ser tomadas de cara al viaje a Nueva York, donde los Seattle Seahawks se enfrentarán, el 5 de octubre, a los Giants, actuales campeones del Super Bowl.

La jornada de descanso es un buen momento para comentar los puntos más importantes y hablar de decisiones interesantes que pueden ser tomadas de cara al viaje a Nueva York, donde los Seattle Seahawks se enfrentarán, el 5 de octubre, a los Giants, actuales campeones del Super Bowl.

Mike Holmgren permitió a los jugadores trabajar en el aspecto físico el martes, miércoles y jueves de esta semana. Mientras tanto, el entrenador y su staff analizaron diversas decisiones, que conciernen a la plantilla y que son necesarias antes de emprender camino hacia el este, con una marca de 1-2.

Holmgren conoció, durante la semana, la noticia de que tendrá disponibles para el próximo encuentro a cinco hombres clave en el ataque del equipo, que han podido superar al fin sus lesiones: Mo Morrias (rodilla), Deion Branch (rodilla), Doug Baldwin (hombro), Sean Locklear (rodilla) y Seneca Wallace (pantorrilla).

Después del tiempo que ha pasado, cuesta creérselo, pero con algunos de ellos sobre el campo sería más que suficiente para causar un impacto en el juego de todo el grupo. 

"Es muy bueno pensar en poder tener a todo el grupo", dijo el entrenador. "Justo hemos acabado una reunión (con el staff), hablando de lo complicado que será designar a los no activos. Sin duda, es un buen problema a tener, especialmente si consideramos que hace sólo unas semanas todos los no activos estaban lesionados. En aquella situación, no tenía opción, la decisión era automática."

"En la posición de wide receiver tendremos que tomar varias decisiones", continuó Holmgren. "Será interesante ver cómo se adaptan Branch y Engram al incorporarse al grupo de forma totalmente activa. Han estado bastante tiempo sin jugar, pero los médicos me han comentado que los ven ya listos para volver a la acción."

El retorno de los veteranos tendrá un impacto en los receptores recién llegados, como Billy McMullen, Keary Colbert, Michael Bumpus y Koren Robinson, que, de hecho, se perdió su primer partido tras dos años fuera del football americano, debido a tener molestias en la rodilla. El regreso de Engram y Branch ofrecerá a los Seahawks la posibilidad de contar con seis receptores, siempre pudiendo añadir a Wallace como una séptima opción.

Pero, igual de interesante es lo que ocurrirá con la demarcación de running back. Ningún equipo de los Seahawks había corrido tanto a estas alturas en los últimos tres años y Julius Jones ha firmado partidos consecutivos de más de 100 yardas, colocándose tercero de toda la NFL en ofensiva terrestre, con 312. La vuelta de Morris puede cambiar el planteamiento, ya que comenzó el primer encuentro de la temporada, después que Holmgren insistiera en que rotaría a los dos corredores semana a semana.

Considerando los éxitos obtenidos por la ofensiva terrestre en las dos últimas jornadas, viendo como T.J. Duckett aportó 79 yardas y dos touchdowns y tomando en cuenta que en el último partido se corrió con el balón 46 veces, estableciendo un récord para los diez años de Holmgren con el club, es fácil pensar que las cosas han cambiado, y para bien, en las últimas dos semanas. Al respecto, Holmgren comentó el lunes:

"Es una incógnita que todavía no he podido descifrar. Tengo una semana más para pensarlo. Antes de lesionarse, Mo estaba cumpliendo muy bien y realizando jugadas importantes. El domingo, cuando Julius necesitó descansar, puse a Duckett. Por ahora, pienso que Mo y Julius serán quienes alternen oportunidades de correr con el balón, mientras Duckett quedará más para actuar en la segunda parte, hacia el final de los partidos. Tiene un sitio, se lo ganó en el último encuentro. Pero el número de jugadas en las que estará es difícil de definir. De hecho, hay veces que respondes más a lo que ocurre en el momento sin tener nada predeterminado."

El otro escenario interesante se da en la línea de ataque. Ray Willis está jugando tan bien como tackle derecho y Floyd "Pork Chop" Womack también está destacando como guardia del mismo lado, que será complicado hacer entrar a Locklear, a pesar de ser uno de los mejores tackles derechos de la conferencia y de que viera algo de acción el domingo pasado.

"Es un caso interesante", apuntó Holmgren. Hemos hablado de ello y lo meditaremos un poco más. Ray Willis no sólo está jugando bien, sino que añade una presencia física enorme a todo su lado de la línea. Pero Locklear ha estado en el sitio durante mucho tiempo, es sólido en la posición y bloquea muy bien en acciones de pase. Tenemos tres jugadores, Locklear, Womack y Willis, para dos posiciones del costado derecho, guard y tackle. Ahora mismo no sé exactamente lo que acabaremos haciendo en este lado de la línea."

Pero como dijo Holmgren, es bueno tener que tomar este tipo de decisiones, en lugar de ir a las profundidades de tu plantel para ver quién puede sustituir al lesionado sustituto del titular lesionado.

La gran noticia es que vuelven quienes han estado de baja. Además, esta semana, los Giants suspendieron por un encuentro (el de los Seahawks) al receptor que mide 1,95 metros (6-5 pies), Plaxico Burress, debido a problemas disciplinarios. La sanción ha provocado una sensación de tranquilidad en los cornerbacks de Seattle, Kelly Jennings y Josh Wilson, quienes, a priori, deberían vérselas con Burress. 

Más que nada, el gran objetivo de los Seahawks en Nueva York será volver de la semana de descanso con una sólida actuación que permita al equipo tener una marca de 2-2 cuando los Green Bay Packers visiten Seattle, el 12 de octubre.

"Bueno, creo que tuvimos la oportunidad de tener una marca de 2-1 en lugar de 1-2", explicó el entrenador. "Dejamos que se nos escapara un partido contra San Francisco que debió haber terminado de forma diferente. En Buffalo pudimos jugar mejor, pero no lo hicimos lo suficientemente bien como para merecer una victoria. Si vemos lo que está ocurriendo alrededor de la liga, podemos decir que es pronto, muy pronto, y todavía ocurrirán muchas cosas."

"El infortunio puede llegar, especialmente a través de las lesiones", añadió Holmgren. "Hay equipos que han comenzado ganando los tres partidos, como los Giants. Están jugando bien y demostrando por qué se coronaron en el Super Bowl. Pero la temporada es larga. Si no hubiéramos jugado tan bien contra los Rams, estaría muy preocupado. Fue un buen triunfo por varias razones, pero sobre todo por devolver la confianza y la tranquilidad al vestidor. Fue una victoria muy sana y ahora, con la jornada de descanso, estaremos preparados para volver a un excelente nivel, porque es como si la temporada volviera a empezar para nosotros."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising