Circunstancias inusuales para unos Equipos Especiales de gran valía

Circunstancias inusuales para unos Equipos Especiales de gran valía

Llevarse a Tim Lindsey en su propia luna de miel fue la última aventura del perenne entrenador de equipos especiales que trabaja para los Seahawks, Bruce DeHaven.

La maniobra fue realizada debido a que el jugador especialista en snaps largos elegido en la sexta ronda del pasado draft, Tyler Schmitt, sufrió una lesión en la espalda. Sin lugar a dudas, DeHaven continúa poniendo su propio sello a unos equipos especiales que prepara minuciosamente, ejercicio que podía ser calificado cada pretemporada como toda una aventura.

Añadir un segundo especialista en snaps largos a un apretado plantel de 80 jugadores puede tildarse de movimiento complicado, pero también era una necesidad.

"Se trataba de un tema médico", dijo DeHaven. "No sé qué ocurra, sólo sé que Tim está ahora trabajando y veremos su disponibilidad. No tenía un empleo cuando lo localicé y creo que estaba en su luna de miel. Pero el football americano es importante para el futuro de su matrimonio. Me supo mal, pero no creo que tan mal como a ellos."

"Es difícil tener dos especialistas en snaps largos dentro de un plantel de 80 jugadores", añadió. "Si podría calificarse como un lujo contar con dos kickers y dos punters (como nosotros tenemos), imagínense el hecho de tener dos especialistas más."

De cualquier forma, el entrenador busca centrarse en que sus equipos especiales estén listos para la temporada, tarea que, como van las cosas en estos momentos, se antoja bastante complicada. DeHaven no sólo tiene que luchar contra las lesiones, como cualquier otro entrenador, sino frente a un proceso verdaderamente difícil a la hora de optar por quién se queda en el equipo y quién no.

Su percepción sobre lo último puede cambiar cada día. La buena noticia es que DeHaven ha visto, en los últimos entrenamientos, que se han hecho progresos desde el partido en Minnesota.
"(Para nosotros) es más interesante encontrar jugadores que puedan cumplir en el campo, que detenernos en el hecho de si estuvimos mejor o no en el último partido", explicó DeHaven. "A ver, espero que juguemos bien y Chicago será una buena prueba para nuestros equipos especiales. Devin Hester retornó un punt (para anotación) en el último partido y volverá muy motivado. Nos enfrentaremos a los mejores de la liga en este apartido, lo cual sin duda representará un buen ejercicio para examinarnos."

"Creo que estamos mejorando y que nos encontramos más lejos en nuestro proceso que el año pasado en este punto", añadió. "Los chicos saben lo que están haciendo y entienden lo que intentamos conseguir. Nuestra técnica es superior y estamos transmitiendo mejor las cosas a los jugadores. Ahora viene mi gran reto: determinar qué hombres estarán en el plantel final de 45. Sí, prefiero refirme a los 45 que estarán disponibles para trabajar para mí el día de partido y no hablar de los 53 que tiene como capacidad el plantel en general. Elegir correctamente a estos jugadores será fundamental para disfrutar de un buen año."

La capacidad de liderazgo también representa un factor importante. Tras un año ausente, vuelve el linebacker D.D. Lewis, quien espera ser determinante comandando las tropas de los equipos especiales cada semana. Los veteranos tienen la ventaja de entender la importancia de esta faceta del juego y Lewis será clave en transmitir este concepto a los jugadores jóvenes.
El tiempo y los entrenadores enfatizam en que los equipos especiales significan un tercio de lo que ocurre en un partido –tan importantes como el ataque y la defensa-, además de dar un giro de 180 grados en un instante a un encuentro. Forzar un balón suelto, protagonizar un largo retorno, un field goal clave o un punt preciso pueden decantar un duelo a favor de un equipo, realzando la enorme valía de los equipos especiales.

"Queremos salir al campo y no sólo contribuir en equipos especiales, sino convertirlos en una fuerza dominante para nosotros", explicó Lewis. "Nos estamos centrando en el tema y suelo hablarles de esto a los jugadores jóvenes, pues, para ellos, puede marcar su continuidad en la liga. Es importante comentarlo con los agentes libres jóvenes, porque los equipos especiales representan para ellos la mejor oportunidad de contribuir con su club."

"Para un titular en equipos especiales, cuando llega una de estas jugadas, llega su momento", añadió. "Te hace sentir que eres protagonista, que puedes cambiar el transcurso del partido en una acción. No hay muchas jugadas de este tipo en el partido, por lo que tienes que estar listo a saltar al campo en todo momento."

Para DeHaven, lograr el equilibrio entre su plantel de 45 hombres y los 53 que se queden en el equipo es también un arte complicado. Es difícil hacer alineaciones donde no hay nada garantizado. El ejemplo más gráfico lo protagonizó C.J. Wallace la temporada pasada, logrando quedarse en el equipo gracias a su participación en equipos especiales, algo que, sin embargo, no supo hasta el último momento.

"Estamos ahora en un ejercicio de adivinar" apuntó DeHaven. "Cada año intento analizar quién puede ser, pero suele haber sorpresas. Hay jugadores que piensas que lo lograrán y, finalmente, no lo consiguen, o viceversa. Una vez que se han disputado un par de jornadas en la temporada, tienes ya las ideas bastante claras, pero ahora todo cambia mucho semana a semana, haciendo difícil determinar quiénes serán los cinco o seis últimos jugadores que lo consigan."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising