El línea Chris Gray se retira

Tras diez años como un fijo en la línea ofensiva de los Seattle Seahawks, Chris Gray tomó una escena más bien trágica y la giró, explicándola como un comediante.

Tras diez años como un fijo en la línea ofensiva de los Seattle Seahawks, Chris Gray tomó una escena más bien trágica y la giró, explicándola como un comediante. Bromeando, Gray dijo que había tenido una reunión importante con el presidente del club, Tim Ruskell, y el vicepresidente de operaciones técnicas, John Idzik.

"Por ahora, estoy discutiendo con Tim, John y los demás el llegar a un acuerdo para temas de mercadotecnia", bromeó Gray. "Como lo de Brett Favre, ¿saben? No será por 20 millones dólares, sino por $200,000 o algo así. Quizá funcione o quizá baje hasta $50,000 ó $5,000..."

Las carcajadas sonaron el lunes en la tienda de los Seahawks, situada al lado del campo de entrenamiento, por la forma en que Gray anunció que deja el football americano en activo antes de disputar su undécima temporada con Seattle y decimosexta en la NFL. Sufrió un tirón en la espalda en el segundo día de training camp, al golpear un saco de bloqueo. Hace dos días, el cuerpo médico le informó que se había dañado la espina lo suficiente como para no volver a pisar un campo de football americano.

"Me lo dijeron el sábado y sentí como si me golpeara una tonelada de ladrillos", explicó Gray. "Pensaba que con una semana de rehabilitación tendría suficiente para volver. Siempre he jugado a pesar de estar lesionado, así que cuando me dijeron que se había acabado para mí este deporte, lo pasé bastante mal al principio." 

Pero, después, se dio cuenta que era una bendición, algo similar a lo que acabó con la carrera de Mack Strong la temporada pasada, cuando una lesión en la cuello, durante el transcurso del quinto partido de la campaña regular, le hizo dejar el deporte justo antes de sufrir lo que hubiera podido ser una grave dolencia que le dejara paralizado.

Como para Strong, las lesiones importantes jamás se habían cruzado en la carrera de Gray, quien ostenta el récord de los Seahawks con 121 partidos seguidos actuando como titular, ya sea como guard o center. La racha se rompió en el último encuentro de la temporada 2006, cuando una contusión en la pierna le obligó a ver el choque desde la banda.

Gray, de 38 años, fue elegido en la quinta ronda del draft de 1993 por los Miami Dolphins, procedente de Auburn. Jugó poco en sus dos primeros años, pero fue titular en 21 encuentros en los siguientes dos –los 11 que se perdió se debieron a lesiones en los tobillos-. Posteriormente, firmó con los Chicago Bears, donde jugó en 1997, antes de llegar a Seattle, como agente libre, en 1998. Con los Seahawks, fue titular en 18 de los primeros 31 partidos que disputó. Después, se volvió un línea insustituible; hasta ahora.

"Honestamente, sentía un hormigueo en la piernas que jamás había experimentado" apuntó Gray. "Para mí es muy impactante el no jugar, pero debo considerar que he tenido la gran suerte de hacerlo durante 15 años."

"Mi periplo en la liga ha sido interesente", continuo el jugador. "Siempre, allí donde estuviera, daba la impresión que me querían sustituir. Elegían en el draft a gente más fuerte y más rápida. ¿El secreto del éxito? Creo que está en la continuidad, en no faltar a un solo entrenamiento. Como me dijo mi ex compañero en Miami, Ron Heller, "la forma más rápida de dejar la NFL es si te lesionas". Por eso siempre combatí el dolor para poder jugar. Como no era el línea más grande y atlético de la liga, siempre intenté mejorar mi técnica y aplicarla en cada jugada. Creo que las cosas me funcionaron muy bien." 

Natural de Birmingham, Alabama, Gray era continuamente el blanco de las bromas de gente como Robbie Tobeck, quien se retiró hace dos años, tras la campaña 2006, debido a una infección sufrida después de una lesión en la cadera. No fue coincidencia que Gray hablara con Tobbeck y Strong el domingo. Dijo que su mujer quería que se retirara dos años antes, pero su tozudez lo mantuvo jugando, aunque ya pensaba en dejar el football americano el próximo año.

Esta temporada la enfocaba como la primera en la que no sería titular, debido a la contratación de Mike Wahle, para actuar como guardia izquierdo, con el consiguiente movimiento del joven Rob Sims al lado derecho. 

Pero Gray no se rendía, estaba trabajando como center con el primer equipo, mientras Chris Spencer se recuperaba de la cirugía que le fue practicada en ambos hombros. Como le pasó a Strong en su temporada número 14, no tuvo que dar el paso y retirarse, sino que la decisión fue tomada para él.

"Siento como si fuera una especie de bendición", dijo Gray. "Fue como la lesión de Mack Strong el año pasado: un toque de atención. Estaba bloqueando un simple saco, pero si hubiera ocurrido deteniendo a Rocky (Bernard) o a Marcus Tubbs –jugadores de 300 libras-, podía haber sido mucho más serio. Es curioso, llevaba más de 20 años golpeando esos sacos, desde que jugaba en el instituto, y nunca había ocurrido nada, pero esta vez sentí como que algo hacía una pequeña explosión en la parte baja de mi espalda."

"Siempre que lleve a cabo la rehabilitación de forma adecuada y no tenga que vérmela con jugadores de 300 libras o más, todo estará bien. Esto es una gran noticia. Tengo dos niños y una esposa que siempre me ha apoyado. Será divertido pasar tiempo con ellos. Tanto Tobeck como Mack pensaban que debía ya dejarlo, que estaba loco sí seguía jugando. Ambos están contentos de que el asunto haya acabado bien."

Al igual que todos los demás. La buena noticia es que jamás la lesión llegó a ser devastadora y que podrá divertirse con su familia y sus amigos. Además, debemos tomar en cuenta que Chris Gray jamás pudo ser desplazado de su puesto de titular en la línea de ataque de los Seahawks.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising